Make your own free website on Tripod.com

Kay K. Fukushima
PRESIDENTE INTERNACIONAL 2002 - 2003

Biografía del Presidente Internacional

Kay K. Fukushima, en búsqueda de un mundo mejor

Kay K. Fukushima, japonés-norteamericano de tercera generación, nació en Estados Unidos, en la ciudad californiana de Sacramento. Su padre era agricultor y su madre ama de casa, ambos muy dedicados por labrar el mejor futuro para sus hijos. Sin embargo, la familia no pudo escapar las repercusiones del ataque a Pearl Harbor, el 7 de diciembre de 1941. En 1942, sus padres, él y un hermano fueron internados a un campo de concentración para japoneses y norteamericanos de origen japonés, en Tule Lake, California. Puestos en libertad en 1945, los Fukushima regresaron a Sacramento, en donde su padre solamente pudo obtener trabajo en los ferrocarriles Southern Pacific. Solamente un año después pudieron regresar a su granja.

Después de terminar los estudios de secundaria, Kay Fukushima se matriculó en la Universidad Politécnica de California. Pasados algunos meses tuvo que regresar a casa; su padre tenía cáncer. A los siete meses su padre sucumbió a la enfermedad y, poco después, nuestro futuro presidente internacional fue llamado a prestar servicio militar.

Como en la universidad había comenzado a estudiar electrónica, el recluta Kay Fukushima fue asignado a la estación de mando de las pruebas del cohete acelerador para vuelos espaciales, en Fort Sill, estado de Oklahoma. En muy poco tiempo fue trasladado a la base de Cabo Cañaveral en Florida, donde pudo observar los primeros vuelos orbitales de los astronautas Alan Shepard y Gus Grissom. Terminado su servicio militar, entró a la Universidad de California en Sacramento para estudiar mercadotecnia, graduándose en 1965.

"Todo ocurrió en 1965", dice Kay Fukushima, refiriéndose al año en que comenzó una carrera profesional, se caso e ingresó al Leonismo. Se inició en el negocio de los seguros como agente de ventas y en seis años llegó a la gerencia. Entonces fue cuando comenzó su propio negocio de seguros, llevándolo, en diez años, a ocupar el primer lugar entre el cinco por ciento de las agencias de seguros del país. Con el tiempo, su compañía creció hasta tener 16 sucursales.

El presidente Fukushima contrajo nupcias con Denise el 20 de junio de 1965. El matrimonio tuvo un hijo, Keith, y una hija, Cory. Hoy, tanto Keith como Cory han formado sus propios hogares; ambos matrimonios tienen dos hijos y viven en la región de Sacramento.

Desde joven tuvo vocación para el servicio voluntario en pro del prójimo, lo cual lo condujo eventualmente al Leonismo. Kay Fukushima y un grupo de profesionales comenzaron un programa de ayuda para estudiantes de secundaria. "Básicamente", cuenta el presidente Fukushima, "cada uno de nosotros se encargaba de un estudiante, para enseñarle en un día o dos lo que hacíamos en nuestras respectivas profesiones, como una forma de asesoramiento profesional. Muy pronto me di cuenta que sin el respaldo de una organización sólida, nuestro grupito resultaba ineficaz por carecer de una estructura". En 1965, Kay habló sobre esta situación con una tía de Dense, quien poco después le presentó a un socio del Club de Leones de Sacramento (Senador). Reconociendo las ventajas que ofrecía el club, decidió hacerse socio.

Al respecto, el presidente dice que "desafortunadamente, el club no tenía un buen plan de servicios para la comunidad, le faltaba compañerismo y las reuniones solían ser monótonas". Hacía tres meses que había dejado de asistir a las reuniones del club, cuando uno de los socios fundadores del club lo invitó a almorzar. Al entrar al vestíbulo del Hotel Sacramento, situado frente al capitolio, cruzando la calle, dice Fukushima que oyó voces y risas y que habían unas 300 personas en el lugar. "Era la reunión de un club de Leones, algo que yo nunca había visto antes. Al principio pensé que era un congreso o una convención de alguna compañía. Reconocí entre los asistentes a persona importantes de la ciudad. El asistente del alcalde tocaba el piano y el jefe de policía animaba al grupo a cantar. Se siguió el protocolo ordenadamente y la reunión se llevó a cabo de acuerdo con el orden del día."

"Salí de la reunión con el convencimiento de que así era como debían ser las reuniones de un club de Leones. Con mucha frecuencia oí decir que se llega a un punto en el que todo socio entiende su posición en el club y adquiere un compromiso con los objetivos y principios de la Asociación Internacional de Clubes de Leones. Esa reunión alegre y exuberante en el centro de Sacramento fue el momento que me hizo tomar una decisión. Quedé determinado a transformar el Club de Leones de Sacramento (Senador) y convertirlo en un club líder en mi comunidad."

Comenzó su tarea invitando a que ingresaran al club socios más jóvenes; después, aceptó el cargo de vicepresidente. De la misma manera como ahora, en su programa internacional para el ejercicio 2002-2003 Fukushima hace hincapié en el aumento de socios, 35 años atrás, cuando era dirigente de su club, se dedicó con ahínco a aumentar la plantilla de socios. El club desarrolló nuevos programas de servicio y de recaudación de fondos, y el aumento de socios continuó. Un año después le ofrecieron el cargo de presidente que, Kay Fukushima aceptó de buen grado. "Quise introducir cambios en el club y modernizarlo, para que el Club de Leones de Sacramento (Senador) alcanzara el nivel que podía alcanzar", dice el presidente.

Se propusieron y pusieron en práctica muchas ideas nuevas. El club comenzó a ayudarle al Parque Zoológico de Sacramento, contribuyendo económicamente a poner en práctica varias innovaciones. El club inició otros proyectos y servicios, entre ellos una proyección de cine para recaudar fondos, descensos de rápidos de agua en balsa neumática para jóvenes ciegos, un proyecto cultural y educativo, y el patrocinio de un equipo juvenil de baloncesto, entrenado por el mismo Fukushima. El Club de Leones de Sacramento (Senador) comenzó, además, un concurso de oratoria juvenil, que llegó a ser el programa de servicio juvenil más popular en el distrito múltiple 4. Poco después vinieron los programas de reciclaje, de cuidado de ancianos, un maratón televisado e inclusive un programa en el que niños de escuela elemental venían a las reuniones del club para aprender lo que significa el servicio voluntario al prójimo. El club también se puso en contacto con representantes del cuerpo de policía y del departamento del sheriff, para enseñarles a los niños cosas elementales sobre el trabajo de estos dos grupos y, además, pasearlos en los coches patrulla. En muy pocos años, el Club de Leones de Sacramento (Senador) fue convertido en una de las organizaciones de servicio voluntario más conocidas en la ciudad.

Algunos años después, le preguntaron si aceptaría ser candidato a la gobernación del distrito 4-C5. Al principio vaciló, pero con el respaldo de su esposa resolvió aceptar y llegó al cargo de gobernador de distrito a una edad relativamente joven. "Poco después de tomar posesión del cargo", dice Kay Fukushima, "reuní a los presentes y pasados líderes del distrito y les expuse mi programa. Con su apoyo, cooperación y entusiasmo, tuvimos un año lleno de éxitos".

Uno de los primeros proyectos fue la construcción de un paso de peatones para disminuidos visuales en el centro de Sacramento. Otro fue organizar una campaña de limpieza de un tramo de carretera, actividad comenzada por este club mucho antes de que adquiriera popularidad en buena parte de Estados Unidos. El distrito organizó meriendas campestres para que toda la familia de los Leones pudiera participar en compañía de los chicos. Inclusive, en una ocasión el presidente Fukushima, entonces gobernador, aceptó ser la víctima que cae al estanque de agua si los jugadores aciertan en el blanco.

Cuando fue a la Convención Internacional de 1979, celebrada en Montreal, Canadá, se le adjudicó la introducción de numerosos programas nuevos, además de haber organizado cinco clubes de Leones, tres clubes de Leonas, dos clubes Leo y haber aumentado considerablemente la plantilla de socios en el distrito. Pensando que ese era el fin de sus funciones como líder, regresó a su club. Pero sus compañeros Leones tenían otros planes y, en 1986, fue elegido director internacional en la convención de Nueva Orleans.

En 1988, fue nombrado asesor de los comités de Aumento de Socios y de Extensión en el distrito múltiple 4 (California). Sus éxitos en estos cargos lo llevaron a conseguir el respaldo del distrito múltiple 4 para su candidatura a la segunda vicepresidencia. Fue elegido segundo vicepresidente en el año 2000, en la 83ª. Convención Internacional, en Honolulú, Hawai.

Los elementos principales de su filosofía personal son: estar siempre en búsqueda de nuevas ideas, defender con valor las convicciones personales, actuar con compasión y sensibilidad, nunca perder la credibilidad ni comprometer la integridad, ser leal con los amigos, ser humilde, animar a la gente, ser el mejor ejemplo, preguntar cuando hay dudas, hacer lo que es correcto y siempre aprender y buscar la excelencia. "Siempre trata de superarte en todo; nadie pondrá en duda tu esfuerzo", es uno de sus dichos favoritos. Kay K. Fukushima fue investido presidente internacional el 12 de julio de 2002, en la 85ª. Convención Internacional de Clubes de Leones.